11/9/14

Mujer y maestra

Por Rubén Bourlot
Publicado originalmente en la revista Orillas

Maestra mujer. Maestra sacerdocio. Maestra madre postiza. El mandato social del siglo XIX dispuso, salvo excepciones, que la enseñanza debiera estar a cargo de la mujer. Así como la mujer era quien, puertas adentro, se ocupaba de la crianza de los hijos, de las tareas domésticas, también tenía el deber de hacerse cargo de la instrucción de los niños. Por eso el mandato decía que la maestra debía se soltera, sin hijos propios, para que se hiciera cargo en plenitud de su sacerdocio. Hasta hubo contratos de maestras, del Consejo Nacional de Educación, que hacia 1923 disponían como requisito “no casarse” y advertían que “este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa”. En otra cláusula se imponía “no andar en compañía de hombres”.
La maestra Sarita fue personal único de la escuela Nº 17, una escuela de campo en el departamento Uruguay. Por casi dos décadas estuvo al frente del aula, el turno tarde con los más chiquitos, el de la mañana con los “chicos grandes” como les decía. Aún en las décadas del 60 y 70 cumplía con el mandato de dedicarse a esos hijos postizos, sin tiempo para enamorarse y formar su propia familia.
 La maestra Sarita
Niños y niñas descubrían asombrados lo que significaban esas letras alineadas en las hojas de los libros de lectura como Albricias, Tea, Los Teritos, Sol. Domaban los dedos para aprender los trazos de las palabras y los números. Hallaban nuevos mundos y constelaciones en los bosquejos borroneados con tiza sobre el pizarrón.


La maestra Sarita dividía el pizarrón con trazos firmes, para los de segundo, los de tercero, los de quinto, porque el cuarto estaba desierto, y así.  En cada franja escribía las actividades para cada grupo, mientras le dedicaba su tiempo personal a los del primer grado.
Eran tiempos de exilios. Perón en España desde 1955 y River sin ganar una copa desde 1957. Sarita no era peronista, pero era de River y solía recibir las cargadas de sus alumnos después de cada contraste del club favorito. No le interesaba mucho el fútbol pero los domingos, cuando todos estaban prendidos de los relatos de un clásico Boca – River, Sarita sintonizaba su Spica para espiar el resultado del partido. Así el lunes no la encontraba desprevenida.
Con los calores del verano, las heladas del invierno, entre los muros de la escuela sin calefacción ni ventilador, sin electricidad, solo iluminados por los generosos rayos del sol que se filtraban a través de los ventanales, la maestra Sarita siempre estaba. Y a veces cuando la lluvia se ensañaba a la hora de la vuelta al hogar, un puñado de alumnos que esperaba hasta que escampe, era agasajado con un arroz hervido que sabía a manjar.
La maestra Sarita preparaba los actos escolares como si fuera a dar una función en el teatro Colón: el canto desprolijo del Himno Nacional y Aurora, las dramatizaciones, de esas que publicaba la revista La Obra o el Anteojito, con morenas vendedoras de mazamorra pintarrajeadas a corcho quemado, o los tradicionales bailes grupales como gatos, chacareras y el Pericón acompañados por la música de un grabador Geloso, o por su propia guitarra que empuñaba con discreta habilidad.
     Alumnos y maestras frente a la escuela N° 17 hacia 1906
Y en los recreos largos, porque los había cada tanto, eran para un compartir un picadito de fútbol  en la canchita improvisada sobre un terreno ganado al chilcal, o para cultivar la huerta y mantener a raya las malezas.
De nuevo en el aula única, los más grandes descifraban los contenidos compendiados en el gordo Manual Kapelutz o el más provinciano Fogón. Los más chicos, ya aprendidos los primeros deletreos, pasaban al frente leer, con el libro sostenido con una sola mano y levantando la vista en cada punto, el texto previamente repasado una y otra vez.
Cada fin de año, en una sencilla ceremonia, se homenajeaba a los que egresaban (cuando había egresados), después el baile a beneficio organizado por la cooperadora con orquesta en vivo. Y Sarita partía al merecido descanso, tal vez a su natal en Concordia. O a Buenos Aires donde tenía un departamento, su única propiedad.
Y un día la maestra Sarita se jubiló (“¿Era premio o era castigo?”, como dice el poema de Landriscina). Un puñadito de alumnos de guardapolvos blanco la saludó con emoción. Ella se fue perdiendo por un caminito polvoriento. El puñadito de alumnos, unos caminado y otros en bicicleta o a caballo, se fueron alejando mientras ocultaban alguna lágrima. La escuela quedó sola. Después vino una maestra suplente. Al poco tiempo también jubilaron a la escuela. Ya era un edificio vacío. Tal vez de tristeza.

Fuentes:
Contrato de Maestras, 1923, en Revista del Consejo Nacional de la Mujer, Año 4, Nº 12, marzo de 1999.
"Maestra De Campo" de Luis Landriscina.

2 comentarios:

Héctor Omar Arbiza dijo...

Ruben: Gracias,buenísimo.
Héctor Omar Arbiza.

Héctor Omar Arbiza dijo...

Ruben: Gracias,buenísimo.
Héctor Omar Arbiza.

Para publicar en este blog enviar los artículos a bourlotruben@gmail.com. Son requisitos que traten sobre la temática de este espacio, con una extensión no mayor a 2500 caracteres y agregar los datos del autor. Se puede adjuntar una imagen en formato jpg.
---------------------------------------------------------------