6/12/15

De Basavilbaso a las estrellas

Por Rubén Bourlot

“Sin embargo aún pasará mucho tiempo antes que la gente se dé cuenta de la  utilidad de darse unos baños de multitud y de callejeo…”, leía con voz firme en el mediodía de radio Splendid de Buenos Aires este párrafo de un aguafuerte de Roberto Arlt. Promediaba la década del 1970 y la conductora radial no sabía que esas podían ser sus últimas palabras frente a un micrófono.
Casa donde vivió Blackie
Nació como Paloma Efron pero fue conocida como Blackie. Vino a este mundo en 1912, en una colonia llamada Rosh Piná, que estaba entre las localidades de Las Moscas y Villa Dominguez, una de las tantas que sembró a fines del siglo XIX la Jewish Colonization Association en Entre Ríos. Luego su familia se trasladó a la colonia Novibuco I (cerca de Basavilbaso). Sus primeros años transcurrieron en una humilde vivienda, casi un rancho, en medio del campo. Hija de un maestro y de una madre bibliotecaria. Cuando contaba con cinco años, la familia se trasladó a Buenos Aires y ahí ya empezó a soñar con pintar el mundo y llegar a las estrellas. A los 17 esa Paloma empezó a desplegar sus alas. Las primeras experiencias en el mundo del arte y la comunicación las hizo con la música: el jazz, el negro espiritual, el góspel y todas las expresiones de los negros esclavizados de los Estados Unidos. A partir de ahí fue Blackie. Y cantó la música de esos negros que luchaban por su libertad e identidad.
Fue pionera en todos los géneros que cultivó. Todo lo que tocó lo transformó con su creatividad. Alguien la calificó como “la imaginación al poder.” En 1934 se presentó y ganó un concurso organizado por Jabón Federal en Radio Stentor. La premiaron por su interpretación de “Stormy Weather” (gran éxito de su admirada Ethel Waters) y poco después pasó a integrar la orquesta Los dados negros. Fue la primera mujer en interpretar profesionalmente la música negra. En 1937 partió al país del norte para empaparse con el fenómeno, en donde traba relación con algunos de los personajes más importantes del jazz (Louis Armstrong, Duke Ellington, Count Basie y Ella Fitzgerald, entre otros) y del cine. En la Universidad de Columbia estudia antropología y música primitiva.
Blackie junto a Atahualpa Yupanqui
De vuelta a Buenos Aires se incorpora a la actividad teatral, al cine y a los negocios del espectáculo. Entre sus logros como representante de artistas se cuenta la venta en Hollywood del guión de la película “Los martes orquídeas”, escrito por su entonces esposo y que hizo famosa a Mirtha Legrand. También estudió piano, solfeo y música con Carlos Vega, el musicólogo argentino. No era una improvisada.
Siempre había un objetivo más en su vida para alcanzar. Se casó con el periodista y guionista Carlos Olivari con quien convivió durante una década. De pronto se encontró desempeñándose como periodista gráfica en la entonces prestigiosa revista El Hogar. Llegó a dominar cinco idiomas, lo que le facilitó su labor de notable entrevistadora.
Con la aparición de la televisión, se metió de lleno a inventar novedosos formatos, de éxito innegable y calidad incuestionable que hoy le harían una frondosa sombra a los adefesios de Tinelli y a los más pretenciosos formatos del periodismo televisivo del siglo XXI. Empezó cantando en el programa Tropicana Club y luego se hizo cargo de la dirección del primitivo Canal 7. Programas como Cita con las estrellas, Derecho a réplica, Odol pregunta, Volver a vivir, y los más pasatistas como Yo me quiero casar… que conducía Roberto Galán y Titanes en el ring tuvieron su sello en las décadas del 50 y 60.
Tapa de la revista Sintonía
También en la radio fue una voz inconfundible junto a otros innovadores como Hugo Guerrero Marthineitz y Enrique Alejandro Mancini. Acuñó las frases “La gente quiere ver a la gente”, “Vamos, ánimo” y “Con amor y con respeto”. Ciclos como Diálogo con Blackie, por Belgrano y luego Continental, La  tarde con Blackie por Continental y Splendid estuvieron entre los más escuchados de la radio.
Se recuerdan los grandes reportajes a las figuras de la política y el espectáculo como Golda Meir, Salvado Dalí y Federico Fellini, entre muchos otros y las presencias en sus programas de artistas como Nat King Cole, Lionel Hampton, Harry James, Ives Montand y Louis Armstrong.
En 1976 retornó a la televisión como conductora del ciclo La mujer, que se emitía por Canal 9.
Nací en Entre Ríos, en un pueblito soleado y tranquilo: Basavilbaso. Uno de los tantos lugares poblados por los gauchos judíos.”, decía con orgullo.
Murió muy joven para lo mucho que aún tenía que dar al arte de comunicar. A los 65 años, el 3 de septiembre de 1977.

Fuentes:
VV. AA, Tierra de promesas, Ediciones Nuestra Memoria, 1995
Ulanovsky, Carlos y otros, Días de radio, Emecé, Bs. As., 2004
“Blackie: una vida en blanco y negro", documental dirigido por Alberto Ponce, 2012
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-7713-2012-12-21.html
http://primerapagina93.blogspot.com.ar/2012/12/paloma-efron-blakie.html
http://www.telam.com.ar/nota/46116/

2 comentarios:

Gabriel dijo...

Blackie NO nació en la colonia Novibuco sino en otra que se llamaba Rosh Piná, que estaba entre las localidades de Las Moscas y Villa Dominguez, desde donde su familia se trasladó hasta Novibuco cuando Paloma tenía muy pocos años de edad. De hecho, el cartel que está en la casa familiar en Novibuco dice que allí vivió, y no que ese fuera su lugar de nacimiento (http://www.rielfm.com.ar/archivo/imagenes/DescubrenPlaca.jpg)

Rubén Bourlot dijo...

Gracias Gabriel, lo vamos a corregir.

Para publicar en este blog enviar los artículos a bourlotruben@gmail.com. Son requisitos que traten sobre la temática de este espacio, con una extensión no mayor a 2500 caracteres y agregar los datos del autor. Se puede adjuntar una imagen en formato jpg.
---------------------------------------------------------------