7/7/17

Vivencias: Casualidad o causalidad

Por Rubén Bourlot

Corría 1976. Fin del secundario. Un año agitado. En el internado de la Escuela Agrotécnica de Colón – “La escuela granja”, como la conocían en la zona -, alguien desvelado encendió la spika en la madrugada del 24 de marzo y resonó desafiante el “comunicado Nº 1”. Inquietud, temor, la policía y la gendarmería que revisaban los roperos de los internos para buscar indicios de algo subversivo. La lectura con fruición de las cartas que los alumnos recibían de sus familiares, la incautación de alguna revista del PC que casi nadie había leído.
Corría 1976. Martínez de Hoz, desde la Sociedad Rural, se catapultaba al Ministerio de Economía para “achicar el estado y agrandar la nación”.
Corría 1976. Terminaban los seis años del secundario, seis largos años, que en perspectiva era solo un instante. El último día de clases. Faltaba aún el acto de colación.
Con un equipaje mínimo me dispuse a volver a mi lugar de residencia, en Las Achiras, una localidad a unos 15 kilómetros de Colón. Caminos de ripio y tierra.
Con un grupo de compañeros, como lo hacíamos habitualmente los fines de semana, caminamos hasta el acceso a la ciudad para “hacer dedo” y de esa manera ahorrarnos el colectivo. A poco de esperar una camioneta se detuvo y nos subimos a la caja. A mitad del camino, el vehículo iba a Concepción del Uruguay, pedí que me bajaran en el acceso a San Cipriano. En el lugar quedé esperando que alguien ingresara para continuar mi camino a casa.
Encuentro con mi padre
al llegar al Almacén Fusey
Pasaron unos minutos, se detuvo un Renault Gordini y subí. Un hombre de bigotitos conducía. “¿Hasta dónde vas?”, me pregunta. “Voy a Las Achiras”. “Justamente voy al almacén Fusey”, me dice. Sigue la charla, interroga, indaga. “¿Vos sos el que manda las notas a la revista”?, me pregunta.
Desde hacía un par de años yo había comenzado a enviar colaboraciones para una publicación que se editaba en Concepción del Uruguay, el periódico Información Agraria que circulaba por ciudades y pueblos de los departamentos Uruguay y Colón. Y sorpresivamente, para mí, esos escritos iniciáticos se publicaban en lugares privilegiados.
El conductor del Gordini no era otro que el propietario del periódico, José María Almeyra.
La charla discurrió por distintos asuntos vinculados a la actualidad del país, el periodismo, las vocaciones de un recientemente egresado agrónomo especializado en avicultura, y etc. Hasta que vino la propuesta. “Ando necesitando a alguien que me ayude con la publicación, que haga entrevistas y escriba notas, si te animás…”
La respuesta fue un puede ser, tras lo cual vino la invitación para visitar la redacción de la “editorial” que también editaba un periódico para la ciudad: Sucesos. Llegamos al Almacén Fusey y nos despedimos.
Un par de meses después ya estaba recorriendo en moto pueblos y colonias de la zona para buscar todo lo que pudiera ser publicable. Lo que pudiera despertar interés de los lectores. Previo curso rápido de fotografía para documentar gráficamente los testimonios con la Kodak Retina, y también de dactilografía. Las primeras notas eran manuscritas.
Casualidad o causalidad. Las dos cosas tal vez.

No hay comentarios:

Para publicar en este blog enviar los artículos a bourlotruben@gmail.com. Son requisitos que traten sobre la temática de este espacio, con una extensión no mayor a 2500 caracteres y agregar los datos del autor. Se puede adjuntar una imagen en formato jpg.
---------------------------------------------------------------